CAPÍTULO 11

SANTANA: Abraxas

23-1-santana-abraxas-portada-1

Ilustración: Mati Klarwein

Tipografía: Robert Venosa

Fotografía: Marian Schmidt

Fecha de edición: septiembre de 1970

Discográfica: Columbia

La isla de Mallorca ha sido, desde hace tiempo, uno de los lugares preferidos por gente de distintas nacionalidades para retirarse a vivir una vida tranquila. Entre todos sus municipios, el de Deià es quizás el que ha contado con huéspedes más ilustres. No hay más que pasarse por la página web de su Ayuntamiento para descubrir que allí moraron, entre otros, el Archiduque Luis Salvador de Austria, el compositor Manuel de Falla, los pintores Santiago Rusiñol, Ulrich Leman y Sebastià Junyer y los poetas Robert Graves y Laura Riding.

 

No obstante, se olvidan de otro artista célebre, Mati Klarwein, que pasó temporadas en la isla antes de instalarse definitivamente en Deià, en donde residió hasta su muerte en 2002. Tampoco resulta extraño el olvido porque lo habitual es que se conozca mejor su obra que su nombre, representando esta paradoja especialmente la portada del disco Abraxas de Santana –a pesar de que en ella incluso figura la cala de Deià en la que vivió–. De hecho, él mismo se definía como “el más célebre pintor desconocido del mundo”.

 

Matias Klarwein nació en Hamburgo en el seno de una familia judía. Su padre, polaco de origen español, había estudiado arquitectura con Walter Gropius en la Bauhaus, y su madre era una cantante lírica. Vivió en Palestina e Israel escapando de los nazis, antes de mudarse a Francia, donde estudió en la Facultad de Bellas Artes y trató a Boris Vian, André Malraux o Salvador Dalí, al que llamaba “mi padre espiritual y algunos incluso piensan que soy su hijo ilegítimo”. Tras vivir en Asia y el Norte de África, Klarwein se establece en Nueva York en los años 60. Allí se relaciona con Jimi Hendrix, Andy Warhol, Jerry Garcia o Timothy Leary. Cambia entonces su nombre por el de Abdul (‘sirviente’ en árabe), ya que entendía que para entenderse mejor en el conflicto entre Israel y Palestina cada judío debería adoptar un nombre árabe y cada palestino uno hebreo.

 

(El resto del capítulo puede leerse en La cara oculta de la luna. Las 50 portadas esenciales del rock escrito por Xavier Valiño y publicado por la Editorial Milenio en noviembre de 2016)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s